En Sabana Larga viven al límite ante la necesidad de viviendas

« Regresar

Publicado el día 06 de Abril del 2015

Tienen más de un mes viviendo en condiciones precarias, atraviesan una dura situación pero aseguran es necesario, pues no cuentan con otro lugar dónde vivir; esperan tener pronta solución y poder construir viviendas dignas que brinden seguridad a sus familias.

La carencia de soluciones habitacionales es uno de los problemas más fuertes dentro de la sociedad tachirense, son muchas las personas que carecen de un lugar digno dónde vivir o que se encuentran en situación de alto riesgo, viviendo o sobreviviendo del modo que pueden, ingeniándoselas para hacer el día llevadero a la espera de un mejor futuro que brinde paredes sólidas y seguridad a las familias; mientras tanto, la precariedad y déficit en servicios que para muchos son básicos, son la realidad de estas familias.

Paredes de cemento, columnas sólidas, sanitarios y áreas bien delimitadas de habitaciones son para muchos el ideal de una casa; sin embargo, la realidad que viven algunos tachirenses es otra, “vivir arrimados”, en invasiones, viviendas colapsadas, a punto de ceder y áreas declaradas de alto riesgo, evidencian la realidad de una parte de la ciudadanía, son una muestra de la necesidad de espacios idóneos con soluciones habitacionales; ante el elevado costo de la vida, es imposible para muchos adquirir viviendas o costear alquileres, por lo que deben recurrir a otras alternativas que les den solución.

Una de estas realidades la atraviesan actualmente alrededor de 175 familias en el sector Sabana Larga, saliendo de la ciudad de San Cristóbal por la Troncal 5, han tomado un terreno que según explican, saben es de propiedad privada, pero hasta la fecha se mantenía baldío y lo vieron como un área que podría servir para edificar sus viviendas familiares; se mantienen desde hace poco más de un mes “custodiando” y son una comunidad organizada que ya ha delimitado parcelas, limpiado el área y delimitado incluso las calles.

Aseguran estos residentes que tienen más de un mes viviendo en condiciones precarias, atraviesan una dura situación, ingeniándoselas para solventar dificultades; pero según resaltaron, es necesario, pues no cuentan con otro lugar dónde vivir, esperan tener pronta solución sobre los terrenos y poder construir así viviendas dignas que brinden seguridad a sus familias.

“Si tuviéramos dónde estar, no estaríamos pasando necesidades aquí; si tuviéramos otro lugar, no tendríamos a nuestros hijos en estas condiciones; la necesidad de viviendas es lo que nos mueve, no queremos nada regalado, podemos pagar cifras accesibles y en cuotas”, es lo que comenta la gran mayoría, quienes vienen de zonas de alto riesgo o simplemente carecían de un lugar propio.

En este sentido Carol Ruiz, una de las personas que se mantiene en el sector, explicó que no se trata de una invasión sino toma de terrenos privados que esperan, sean cedidos o vendidos para soluciones habitacionales de estas 175 familias, dentro de las que hay un importante número de niños, personas de la tercera edad y madres solteras.

“Es mentira que el Gobierno vendrá y hará casas, porque en las inmediaciones ya las han prometido y no las han hecho, somos muchos inscritos en la Misión Vivienda desde hace años y nada, nosotros mismos podemos edificar y buscar soluciones con nuestros medios que por ahora es tipo rancho para resguardarse, la idea es buscar una vivienda digna con esfuerzo, lo que queremos es que nos den esa respuesta de los terrenos para poder avanzar”, dijo.

Refirió además que el tiempo que llevan allí no ha sido sencillo, deben lidiar con las fuerzas de la naturaleza, la lluvia, el viento, la falta de áreas de servicios y una serie de limitaciones; sin embargo se han adaptado y cuentan con el apoyo del vecino.

En torno a la propiedad del terreno, explicaron que el caso ya está en tribunales y una vez que aparezca el dueño con sus papeles en regla, intentarán negociar con este para la venta de los mismos, asegurando que no los dejarán sino que buscarán un convenio económico donde ambas partes se vean beneficiadas.

“Estamos conscientes de que este terreno le pertenece a alguien pero no sabemos a quién, cuando se tomó, aparecieron 3 dueños, el caso fue a Tribunal porque se ignora quién es el dueño; mientras tanto seguimos luchando aquí buscando la manera de sobrevivir y seguir adelante buscando las soluciones; una vez aparezca, intentaremos llegar a un convenio”, apuntó Ruiz.

Por su parte, comentó José Antonio Palma, también residente del sector, que en varias oportunidades han intentado sacarlos sin atropellos; incluso una comisión presuntamente de la Guardia Nacional se acercó a la zona y en tono desafiante los instaron a salir, enfatizando que estos se marcharon pacíficamente y en ningún momento cayeron en provocaciones con los funcionarios, lo único que solicitan a las autoridades competentes y al Gobernador del estado es que visite el área y vea por sí mismo las necesidades de viviendas de estas familias y se les permita salir de la incertidumbre en la que se mantienen en torno a los terrenos.

Jornadas

Apuntaron los residentes que esperan recibir algún tipo de jornada médico asistencial que cubra a los niños y personas mayores, así como mujeres embarazadas que se encuentran desde hace más de un mes en el sector y demás que viven en las inmediaciones de este terreno; de igual modo, un operativo de la red pública de distribución de alimentos que les permita adquirir productos de primera necesidad a precios regulados.

Fuente: Diario de los Ándes