Avivir no cumple exigencias técnicas de construcción

« Regresar

Publicado el día 08 de Octubre del 2015

Por sus incongruencias y carentes garantías, el sector construcción de Lara, se declara en contra de la reciente creación de las Áreas Vitales de Vivienda y de Residencia (Avivir) en el casco histórico y centro de la ciudad.

Tal declaración fue hecha por Frank Mendoza, presidente de la Cámara de Construcción del estado, quien señaló que el gremio está en desacuerdo con estos decretos presidenciales, debido a que no resuelven la situación del sector vivienda, por el contrario, afectan las inversiones privadas y el desarrollo urbano.

"Proyectos de este tipo complicarían los servicios públicos, acueductos, cloacas, electrificación, drenajes, transporte, en los sitios en los cuales se decretan”, sostuvo Mendoza, para quien existe una complicación mayor en los últimos decretos, por estar ubicados en el centro de la ciudad, sin ningún tipo de estudio, conversación con los propietarios de los terrenos o consulta a los sectores.

Subrayó que con los Avivir también se violentó el Plan de Desarrollo Urbano Local (PDUL) de Iribarren.

En tal sentido, refirió que en los viejos terrenos decretados Avivir, ubicados en la carrera 18 entre 26 y 27, únicos con construcción, se ejecutaron par de edificios que no cuentan con las especificaciones técnicas propias de una obra civil. Destacó que carecen de permisos, garantías de servicio y otros, lo que da muestras de la falta de fundamento de estos.

"Lo único que se ha hecho ha sido entorpecer la posible inversión del sector privado, en la construcción de viviendas”.

A esto sumó que se violenta el órgano legal concerniente al derecho a la propiedad privada.

Al consultarle qué tan complejo sería adecuar el casco histórico de la ciudad, para convertir este en una zona residencial, Mendoza manifestó que "es una idea halada por los cabellos” que "carece de lógica”. Sostuvo que no se habrían realizado los estudios técnicos, a propósito de precisar la factibilidad de dichos proyectos.

En opinión del presidente de la Cámara de Construcción, lo conveniente habría sido consultar a la Alcaldía de Iribarren y las direcciones competentes si la municipalidad contaba con terrenos aptos para el desarrollo de unidades habitacionales, también con la intención de contrastar lo establecido en el PDUL.

Indica que era preciso llamar al sector privado de la construcción, a fin de realizar alianzas estratégicas, para ejecutar oportuna y eficazmente dichas viviendas.

En tal sentido, Mendoza precisó que una vez concluido el proyecto, con sus estudios y permisos, se podría llamar a los organismos prestadores de servicios públicos, a fin de garantizar que las soluciones habitacionales propuestas, cuenten con estos.

A esto añadió que no existió consulta alguna a la Unidad de Patrimonio Histórico.

Señaló que la intención de construcción de viviendas en el casco central de Barquisimeto, en zonas usadas como estacionamiento, generarán un caos vehicular. Se preguntó si acaso para la creación de dichos Avivir se realizaron estudios de impacto vial y ambiental o, al menos, conteo de tránsito.

Frank Mendoza subrayó que existen importantes diferencias entre las exigencias, requisitos y trámites impuestos al sector privados, los cuales no se cumplen por el sector público.

Fuente: El Impulso