Aumento de infraestructura comercial requiere un Puerto Libre fortalecido

« Regresar

Publicado el día 29 de Septiembre del 2015

El crecimiento de la infraestructura para fines comerciales parece indetenible en la isla de Margarita, por lo cual más que nunca, es necesario que pueda contar con un Puerto Libre fortalecido, de manera que las nuevas tiendas puedan exhibir la mercancía necesaria, especialmente la importada para poder funcionar.

La premisa la expuso Luis Alejandro Fermín, presidente de la Cámara Inmobiliaria de Nueva Esparta, quien reiteró que la mayoría de los proyectos inmobiliarios que se están iniciando y los que están en plena construcción, son precisamente nuevos centros comerciales.

Existen otros proyectos en ejecución de una segunda etapa, como el caso del centro comercial La Vela, próximo a ser inaugurado en medio de una severa recesión en las importaciones de mercancía para surtir las tiendas.

A su modo de ver, eso refleja la confianza que tienen los proyectistas de colocar sus inversiones en suelo insular, comprometidos con el reforzamiento de la economía regional, pero a su juicio, las buenas intenciones contrastan con la depresión que actualmente sufre el régimen aduanero especial.

Resaltó que el Puerto Libre es el principal factor de desarrollo para las islas de Margarita y Coche, puesto que a lo largo de muchos años ha sustentado la economía de la región insular, reforzado con la actividad turística.

Además puso de relieve la importancia que siempre ha tenido esa actividad comercial como atractivo turístico, debido a las ventajas en cuanto a precios y calidad, que otrora mantuvo con tierra firme cuando el Puerto Libre estaba boyante.

Para Fermín, es necesario no dejar "enfriar" la campaña iniciada por todos los sectores empresariales de la entidad para lograr una apertura en el mercado cambiario, hasta que sea logrado el objetivo.

"Estamos involucrados todos los sectores empresariales que reclaman con urgencia que se le de acceso a las divisas para poder recuperar el Puerto Libre", subrayó Fermín.

El dirigente inmobiliario rechazó que actualmente las pocas tiendas que cuentan con alguna mercancía, tengan que llenar los espacios con ropa o artículos repetidos porque desde hace más de un año, no ha sido posible rotar o renovar los inventarios.

También expresó su convicción que sin un Puerto Libre activo en toda su dimensión, no tienen sentido las inversiones que se hagan en materia de centros comerciales.

El presidente de la Cámara Inmobiliaria regional indicó que así como han aumentado los precios de los inmuebles para compra-venta, también se han elevado los alquileres cuyos cánones no se estiman por una tabla preestablecida, sino por el costo de la propiedad.

Enfatiza que cuando se arrienda un inmueble o local comercial, el propietario debe comenzar por establecer el monto del alquiler, partiendo del costo del condominio para que pueda tener algún beneficio económico.

Fermín recalcó que los condominios han aumentado para poder cubrir los gastos de materiales para mantenimiento de piscinas, áreas verdes, nóminas, vigilancia y eso lleva al propietario a protegerse con cánones de arrendamiento que permitan cubrir esos desembolsos.

Refirió que se dan casos en que el inquilino deteriora la propiedad, lo que obliga al propietario a realizar grandes gastos para poder recuperarla, con lo que se cierra una oportunidad para otra familia sin hogar, ya que cuando eso sucede, raramente el dueño la vuelva a rentar y prefiere tenerlo cerrado.

“Es necesario tener un ojo clínico con respecto a lo que es un alquiler porque de alguna manera, las inmobiliarias deben cuidar los bienes que les ponen en sus manos para que las arriende”, enfatizó Fermín.

Admitió que existe una situación muy complicada actualmente con los alquileres de inmuebles, ya que no existe ninguna regla preestablecida para saber que la propiedad la van a entregar en buenas condiciones.

El presidente de la Cámara Inmobiliaria regional aseguró que existe un mercado cautivo de personas mayores o que han sido jubilados o pensionados en otros estados o ciudades, como por ejemplo Caracas, que venden sus bienes y buscan comprar en Margarita y en menor proporción en Coche, para vivir sus "años dorados" con mayor tranquilidad.

Destacó que ese fenómeno se viene dando desde hace algunos años y todavía no muestra muchas variaciones a pesar de los altos costos de los inmuebles para comprar, puesto que con todo y los problemas de inseguridad que se han desatado en esta región, mantiene serias diferencias con el resto de tierra firme.

“Muchas de esas personas que pasan a etapa de retiro, consideran que Margarita les ofrece mucha más tranquilidad que otras regiones”, apuntó Fermín.

Aclara que en ese renglón se mueve mucho más el mercado secundario, tomando en cuenta el costo.

Las bonanzas naturales que les brindan las islas de Margarita y Coche, son también parte de las razones para preferirlas como lugar para vivir los últimos años de vida.

Mercados estáticos

Sin arrendamientos: El presidente de la Cámara Inmobiliaria, Luis Alejandro Fermín, ratificó que el mercado de alquileres en Margarita se encuentra actualmente estancado porque la oferta no cubre la demanda. La Ley de Inquilinato, surgió para "espantar" a los propietarios de inmuebles para arrendar. Los temores de perder la propiedad gravitan fuertemente.

Precios elevados: En cuanto a las casas o apartamentos para comprar, Fermín aseguró que los altos precios, impiden que los recién casados o quienes deseen independizarse, puedan adquirir ese tipo de bienes, teniendo que enfrentar la odisea de buscar inmuebles para alquilar o resignarse a vivir arrimados en casa de los padres.

De acuerdo con fuentes del sector construcción el metro cuadrado de una vivienda, incluido el terreno, se ubica en el millón de bolívares.

Inmuebles cerrados: El presidente del gremio inmobiliario insular lamentó que muchos propietarios prefieran mantener cerrados sus inmuebles, pues prefieren ahorrarse la angustia por que los inquilinos los deterioren, la habida cuenta de los altos costos que implica hacerles reparaciones, por mínimas que estas sean, dados los precios inflacionarios de los materiales necesarios para ello.

Por estas razones el mercado inmobiliaro está prácticamente paralizado.

Fuente: El Sol de Margarita