Según la Cámara Inmobiliaria Metropolitana déficit es de 177 mil viviendas en Caracas

« Regresar

Publicado el día 08 de Octubre del 2015

“Existe un déficit de 177 mil viviendas en Caracas en el Área Metropolitana de Caracas”, señaló ayer (martes) Robert Orta Martínez, nuevo presidente de la Cámara Inmobiliaria Metropolitana, durante el acto de juramentación.

A las viviendas que aseguró que faltan en la capital, Orta le sumó 300 mil que “necesitan reparaciones, están mal construidas muchas” y “otras carecen servicios”. Esas fallas, señaló incluyen, entre otros, problemas de viabilidad, de agua y de electricidad y otros más). Esos datos dijo haberlos tomado de un estudio del Instituto de Urbanismo de la Universidad Central de Venezuela.

GENERAR CONFIANZA

A Orta no le preocupa la escasez de cabillas, cemento u otro insumo, “porque lo que necesita principalmente hoy en día el empresario es confianza. Que no continúen las expropiaciones que se siguen ejecutando sin indemnización a los legítimos propietarios, algo que crea desconfianza. Se necesita de leyes que protejan la propiedad privada; el reformar la ley contra la estafa inmobiliaria, que evita la preventa que existía antes, y así otras leyes”.

En cuanto a esta ley en particular, citó el ejemplo de un artículo que exige que las viviendas estén listas en un período no mayor de 24 meses, “pero si no tienes las cabillas, el cemento, los materiales que necesitas a tiempo porque escasean, te cae esta ley sumamente punitiva que prácticamente coloca contra la pared al promotor inmobiliario. En cinco años de esa ley se ha reducido prácticamente la construcción privada en el país”.

Junto a la Cámara Inmobiliaria de Venezuela, tienen prevista confeccionar una agenda legislativa de cara a las próximas elecciones para la Asamblea Nacional el 6 de diciembre, en la que destacará la reforma de la Ley del Arrendamiento de Viviendas; aparte de la citada Ley contra la Estafa Inmobiliaria, entre otras.

OFICINAS MÁS QUE CASAS

La construcción, señaló Orta, se está orientando hacia las ventas de complejos de oficinas, inmuebles turísticos y centros comerciales, “porque los precios con que se pretende vender las unidades habitacionales en el Plan 800-Hogar a un millón de bolívares es muy inferior a los costos de construcción, por lo que hay problemas de financiamiento”.

Se refirió a las limitaciones que se le ponen a las personas que van al sistema bancario a pedir un crédito: “Apenas te dan 2 o 3 millones de bolívares. Es necesaria una urgente reunión entre el sector bancario, el gobierno nacional y el sector inmobiliario para subir los topes de esos créditos”.

“La vivienda más barata en Caracas debe estar por el orden de los 12 millones de bolívares y el crédito es de tres, cubriendo apenas una cuarta parte. Antes era diferente, porque el crédito te cubría 70 %. Hay que apoyar al ciudadano”, sostuvo.

GRAN MISIÓN VIVIENDA

Cuando el Correo del Orinoco le inquirió sobre la incidencia de la Gran Misión Vivienda Venezuela, Orta criticó que “solo se ha concentrado en Caracas, por lo que se han colapsado servicios y viabilidad, por citar algunos problemas. El Gobierno Nacional debe estimular la construcción de viviendas por el sector privado en Valles del Tuy, el eje Guarenas-Guatire y Altos Mirandinos, en la denominada Gran Caracas”.

Recalcó que “al final la GMVV es ejecutada por el sector privado sea nacional o extranjero. Lo que se busca es que la empresa privada las fabrique directamente sin la participación del Estado, sino que nosotros mismos busquemos el apoyo financiero de la banca”.

Agregó que existe un proyecto de constituir capítulos o sucursales de esta Cámara Inmobiliaria Metropolitana en Guarenas-Guatire, Altos Mirandinos y Vargas, que forman la denominada Gran Caracas: “Estamos en conversaciones para lograrlo”. Su lema “Caracas para invertir” en este momento está dirigido a las “áreas que no tienen problema como los locales de oficina, galpones y turística, para que se construyan en Caracas”.

“La idea es que esa gente invierta en Caracas y no lleve sus capitales al exterior. Eso sí, que se respete la propiedad privada”, añadió. Sin embargo, le preocupa la falta de construcción de viviendas para la clase media y de interés social, “como era antiguamente, ya que hasta hace cinco años las viviendas las construía el sector privado. Es indudable que exista la misión vivienda, pero que se les entregue los papeles de propiedad a quienes les otorguen las soluciones habitacionales, aparte de que se les cancele a los dueños expropiados los terrenos en donde se construyeron”.

Fuente: Correo del Orinoco