Sector inmobiliario: sin confianza no hay inversión

« Regresar

Publicado el día 01 de Febrero del 2016

El que se casa, casa quiere; pero en Venezuela esa meta se convirtió en un sueño casi imposible de alcanzar.

Las reducidas garantías con que cuentan los constructores vienen incidiendo en la disminución de la oferta de nuevas opciones habitacionales y, a su vez, el aumento de la demanda; lo que trae como consecuencia el disparo de los precios.

El presidente de la Cámara Inmobiliaria en el estado Bolívar, Clemente Tenia, manifestó que una pareja de profesionales que devenguen 4 salarios mínimos cada uno (77.184 bolívares) deben ahorrar 100 años para poder pagar una casa.

Dicha situación viene influyendo en que la mayoría de las parejas recién casadas viven con los padres, lo que conlleva al deterioro de la relación, puesto que no es lo mismo visitar a los suegros el fin de semana que tener que vivir en su casa, comentó.

Por otro lado, los precios de alquiler de habitaciones o anexos superan los 10 mil bolívares mensuales, pero al momento de arrendar se exige el pago mínimo de 3 meses de depósito, más uno de adelanto, además de cubrir los gastos administrativos que en algunos inmuebles solicitan.

Mientras que el arrendamiento de apartamentos y viviendas en zonas como Alta Vista, pueden superar los 100 mil bolívares por mes.

Otro aspecto que también influye negativamente en el deseo de tener una casa propia, es el tema de los créditos bancarios. “Los créditos deben adecuarse a la realidad del país, porque los montos aprobados no cubren más del 20% del valor total del inmueble”, expuso.

A la expectativa

Ante el panorama de desabastecimiento de materiales ferreteros, la falta de inversiones y el incremento acelerado de la inflación; el sector inmobiliario se encuentra con gran incertidumbre.

Igualmente, la Ley Inmobiliaria representa una “piedra de tranca” al momento de ejecutar nuevos proyectos, sobre todo de carácter habitacional. “La cámara no está pidiendo que se derogue la ley, pero sí consideran necesario el ajuste de algunos parámetros, para poder corregir algunos desequilibrios existentes entre derechos y obligaciones de los propietarios e inquilinos.

Tenia aseveró que la construcción de un proyecto habitacional tarda como mínimo tres años, y la mencionada ley prohíbe realizar los ajustes en el tiempo, lo que significa que al momento de hacer la negociación el precio “se congela” hasta la entrega.

Por su parte, en la construcción de centros comerciales los inversionistas cuentan con mayor flexibilización de costos y garantías establecidos en la ley. Es por ello que en la actualidad los empresarios prefieren invertir en obras de tipo comercial y no habitacional.

El representante de la Cámara Inmobiliaria en la región aseguró que existen nuevos proyectos de inversionistas en el centro del país, que quieren apostar por la construcción de centros comerciales en San Félix. “Es necesario que en San Félix se construyan edificaciones para mejorar la calidad de vida de todos los guayaneses, sobre todo de los habitantes de esa zona”, contó

Proyectos sin servicios

En relación a la Gran Misión Vivienda Venezuela, el experto inmobiliario expresó que la construcción de nuevos proyectos habitacionales se ha ejecutado o están siendo desarrollados sin la planificación adecuada, ejemplo de esto, la falta de servicios básicos como el de aguas blancas, electricidad, aguas servidas y vialidad.

“Les buscan solución habitacional a 500 familias, mientras 5 mil familias son afectadas por las fallas en los servicios, afectando también el futuro del mismo crecimiento de la ciudad, porque no se están garantizando los servicios”, dijo.

Tenia resaltó que en la Carta Magna se consagra el derecho a la propiedad, al igual que el pago justo y oportuno cuando este tiene que ser expropiado por causa de utilidad pública; y eso no está siendo cumplido.

Corredores certificados

Clemente Tenia contó que existe mucho interés en los corredores inmobiliarios en recibir la certificación, por lo que se encuentran cumpliendo con el programa de Formación Profesional Inmobiliaria que dicta la cámara.

En el proceso de formación, la institución se encuentra realizando cursos y talleres con regularidad para actualizar a los profesionales inmobiliarios.
Falta de insumos

Más de 70% de escasez registra el sector ferretero en la región. Y en el caso del “mercado negro” el sobreprecio excede el 1.000% de diferencia. Cables para electricidad, cemento y cabillas se encuentran entre los materiales de construcción con mayor dificultad de conseguir. En el caso de un saco de cemento, que su valor oficial es menor a los 300 bolívares, es posible conseguirlo hasta en 2 mil bolívares a través de algunos revendedores.

CIFRAS

1.000% de sobreprecio existe en los insumos ferreteros

2 mil bolívares cuesta un saco de cemento en el “mercado negro”

70% aproximadamente de escasez registran las ferreterías

3 millones es el déficit de viviendas en el país

450 inmobiliarias están operativas en el estado Bolívar

50% de las inmobiliarias están afiliadas a la Cámara

Fuente: Nueva Prensa