La compra y venta de bienes en dólares gana terreno en Venezuela

« Regresar

Publicado el día 13 de Mayo del 2015

Las operaciones en dólares son más notorias cada día, todo un fenómeno en el país. Es común observar, dicen los expertos, cómo se están vendiendo los boletos aéreos sin perder derecho al cupo de Cencoex, carros e inmuebles en divisa extranjera.

Las tarifas, por ejemplo, de vehículos usados rondan hasta los 22 mil dólares, asimismo los apartamentos y casas. Esa información se puede constatar fácilmente en las publicaciones de ofertas por internet, hasta por metro cuadrado fijan el precio de una vivienda sin importar que es “ilegal” en divisas.

Para muchos, ese avance de compra y venta de bienes y servicios creció desde la flexibilización del control cambiario permitiendo que los ciudadanos pudieran abrir cuentas en dólares en entidades locales e importar vehículos.

El acuerdo entre el Gobierno y Ford Motor de vender vehículos en Venezuela a precios fijados en dólares es el más reciente caso y empieza a causar ruido, sobretodo, porque la medida que gozaría de la aprobación del Ejecutivo podría trascender a otros sectores que aunque ya negocian en dólares no lo hacen de manera pública, la mayoría juega a la discreción.

Al respecto, el economista Jesús Cacique, señala que “hay que ver cómo va a seguir evolucionando mercado”. “La moneda sigue siendo el bolívar, pero los precios están dolarizados a un tipo de cambio superior al Simadi, no existen precios ajustados al dólar 6, 30 o tasa Sicad II”.

Explica que así como Ford consiguió vender en dólares, otros sectores de la economía también podrían; vendría un “efecto cascada”. Sin embargo, advierte que eso no ayudará a la economía.

“Así el Gobierno tenga la buena intención de reactivar el aparato productivo, el problema es que no tenemos divisas ahorradas (...) Si otros sectores se dolarizan, cosa que no es conveniente, nos conseguiremos con un impacto inflacionario bien importante y la demanda en el mercado paralelo se va a disparar de una forma impresionante”.

Insistió que “la economía en términos de divisas ya está dolarizada y muchos de los precios son colocados por el empresario a un tipo de cambio que va por encima del Simadi, unos 170; tomando el riesgo que sean multadas las empresas o hasta de un cierre”.

“Lo que descarto”, acota Cacique “es que Venezuela se encamine a un proceso de dolarización aún en estos escenarios que han descrito donde los venezolanos están comprando bienes en dólares”. “Yo la rechazo por completo, sin ir muy lejos invito a observar a Ecuador, es amarrarse automáticamente a cualquier impacto adverso en dólares”.

“Si la reserva federal llegara a tener algunos latigazos o los Estados Unidos problemas de recesión económica, de empleo, eso de forma inmediata afecta a cualquier país que esté dolarizado (...) Lo que Venezuela requiere es disciplina fiscal, monetaria e incentivar la inversión extranjera”, refirió Cacique.

Ayer el presidente de la Comisión de Finanzas y Desarrollo Económico de la Asamblea Nacional (AN), diputado Ramón Lobo, también rechazó que Venezuela apunte a la dolarización de la economía.

Recordó Lobo aclaró que “en la economía nacional se transan más de 350 mil productos”. “Si estamos hablando de uno (el automotriz) no podemos hablar de que estemos rumbo al esquema (de dolarización)”, aseveró.

Sin miedo, son muchas las operaciones de compra y venta que están ejecutando ahorrándose el proceso en bolívares y se realizan directamente en dólares contantes y sonantes. Y quienes no consigan dólares, prácticamente, están quedando fuera del mercado.

Tal es el caso de María Rivero, 42 años, caraqueña. “Yo tengo 9 mil dólares, vendí mi casa en 2013 en 560 mil bolívares y me vi obligada cambiarlos en dólares y aún así no he podido comprar vivienda, los precios se exceden de los 15 mil dólares o sino el problema es que la venta en bolívares debe ser de contado”.
Del debate, el presidente de la Cámara Inmobiliaria, Aquiles Martini reitera que cualquier negociación en relación a la compra y venta de viviendas en divisas no está permitida, en eso “la Constitución es bastante clara”.

“Son cuestiones ilegales que nosotros no avalamos (...) Hay que preguntarle al Gobierno si quiere o no dolarizar la economía porque estamos oyendo que los pasajes aéreos se están comercializando en dólares y que los autos también, ¿cómo es eso?”.

“Son claves la leyes incluyentes; así como también entender lo que pasa (...) Existe gente que se ha visto obligada a salvaguardar su patrimonio porque las leyes están fuera de las realidades, eso ya no es una hipótesis”, agregó Martini.
Más allá de las operaciones que se hagan en divisas, el efecto de su cotización ya tiene un efecto definitivo en los precios, un país que importa sobre los 40 mil millones de dólares todos los años buena parte de lo que consume.

Fuente: Panorama