Gobierno va a enfrentar una situación inédita con apoyo político debilitado y situación económica crítica

« Regresar

Publicado el día 04 de Marzo del 2015

Este lunes 2 de marzo fue realizada en la sede de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela una Junta Directiva Ampliada a la que asistió el economista y profesor del IESA Richard Obuchi. El académico compartió sus observaciones sobre el desarrollo de la economía venezolana durante 2015 con los profesionales inmobiliarios.

Recordó Obuchi que en 2013 (noviembre) se registró una inflación interanual de 58,2% mientras que en 2014 (noviembre) fue de 63,7%. Añadió que la escasez fue otro indicador que aumentó: pasó de 23% en 2013 a 35% extraoficial en 2014. Fue enfático al señalar que estos problemas de recesión económica, inflación y escasez empezaron antes de la caída de los precios del petróleo, no están vinculados con el mercado internacional petrolero y sí lo están con el modelo económico venezolano que incentiva las importaciones antes que la producción.

Invitó a considerar los datos de las caídas de los sectores construcción y manufactura desde finales de 2013 hasta ahora. Dijo que esos son sectores medulares de la economía porque producen cosas tangibles y necesarias, pero que por falta de materia prima han perdido impulso. Todo este cuadro se ve agravado, especificó Obuchi, por el descenso del ingreso petrolero de Venezuela desde finales de 2014 debido a la baja de los precios del barril de petróleo en el mundo.

Cuando le correspondió hablar de 2015, el economista fijó cuatro temas: qué hará el Gobierno, qué ocurrirá en las elecciones de la Asamblea Nacional, cómo será el desempeño económico del país, dónde se estabilizará el precio del petróleo.

El economista resumió que el Gobierno puede mejorar su flujo de dinero racionando el consumo interno de la gasolina, reduciendo los convenios comerciales, reduciendo más los envíos por el Fondo Chino y por otro lado, puede mejorar el stock de divisas endeudándose más o vendiendo oro. Asimismo el Gobierno podría devaluar nuevamente, disminuir las importaciones privadas, o declarar default. Obuchi aclaró, sin embargo, que no espera grandes modificaciones en el programa económico del país porque cuando el Gobierno decidió mantener la mayoría de las importaciones a 6,3 bolívares por dólar a pesar de la caída del ingreso de divisas demostró gran sensibilidad al costo político.

Sobre las recientes medidas económicas (aumento del salario mínimo, creación de SIMADI, más gastos sociales) anunciadas por el presidente Nicolás Maduro, Obuchi comentó: "La verdad es que lucen bastante insuficientes para resolver los problemas económicos que aquejan a los venezolanos, en realidad no hubo reformas importantes de la economía".

"Hay una clara correlación entre desempeño económico y popularidad, eso es así en todo el mundo, lo que esto nos dice es que este es un año particularmente complicado, nunca antes la situación económica había sido tan complicada", expresó. Demostró con ejemplos históricos como hay una relación directa entre el desempeño económico del país y la fortaleza del Gobierno en los procesos electorales.

Acerca del futuro de la economía venezolana, Obuchi afirmó que "los incentivos de la economía están en una dirección equivocada (...), esta economía que estaba enferma ahora tiene otro problema porque cuando en Venezuela cae el precio del petróleo se genera un déficit fiscal, tenemos un problema de una magnitud importante que lamentablemente no podemos minimizar".

Aseguró que el precio del petróleo no regresará a los 100 dólares promedio por barril y eso obliga a realizar ajustes económicos impopulares. "El gobierno va a enfrentar una situación inédita con apoyo político debilitado, situación económica crítica y un precio de petróleo insuficiente", apuntó.

Si en años anteriores la escasez, la inflación y la pérdida del poder adquisitivo se sintieron con fuerza en la sociedad, en 2015 estas situaciones empeorarán, de acuerdo con el economista.

Recomendó a los venezolanos, para proteger su patrimonio y capital, ahorrar en dólares o en oro hasta que las autoridades anuncien medidas económicas para enfrentar la crisis. Dijo que lo peor que puede hacer el Gobierno es no dar respuestas adecuadas al déficit fiscal y al problema de asignación de importaciones y baja productividad de las empresas, porque mientras eso siga así la inestabilidad económica continuará.

Fuente: Prensa CIV