Fallas de agua y electricidad pueden afectar hoteles en Semana Santa

« Regresar

Publicado el día 25 de Febrero del 2016

Después de unos Carnavales secos, Semana Santa viene aún más seca para Margarita. Los irregulares cortes de agua cada tres o cuatro días serán sustituidos por un racionamiento aún más estricto.

Hidrocaribe, la hidrológica a cargo del suministro del servicio en los estados Sucre, Anzoátegui y Nueva Esparta, anunció que este viernes 26 de febrero entrará en vigencia un plan de emergencia, con ciclos de racionamiento entre 10 y 21 días. A menos de un mes, los hoteles y posadas no tienen las reservaciones a tope para el asueto.

“El racionamiento de agua va a afectar a la totalidad de los hoteles de la isla, no es que se va a aplicar en ciertos sectores“, aseguró José Yapur, presidente del Consejo Superior de Turismo (Conseturismo). Al racionamiento, agregó, se suma también la restricción de suministro de agua a través de cisternas, la única solución a la que tienen acceso algunos hoteles y posadas.

“No hay suficientes cisternas para abastecer a todos los hoteles grandes de la isla”, dijo Jesús Robil, dueño de la posada E’Paíto, ubicada en Juan Griego. En los 13 años que tiene administrando el recinto, nunca había pasado por una situación similar a la que se vive en Margarita actualmente. “Antes pasábamos tres o cuatro días sin agua y luego la ponían. Daba chance de llenar los tanques; pero ahora ya tenemos siete que no recibimos“, afirmó.

Los sitios cinco estrella tampoco están exentos de su cuota de racionamiento. De acuerdo con el gerente de uno de estos hospedajes, el servicio a cuentagotas también toca la puerta de sus huéspedes. “Nuestro tanque y sus capacidades de almacenamiento no son suficientes para proveer el servicio de agua durante toda la Semana Santa“, señaló.

Hasta los momentos, no se han visto en la necesidad de comprar cisternas porque tienen un tanque de gran capacidad. Sin embargo, precisó que muchos hoteles no tienen acceso a esta opción porque fueron construidos hace tiempo y no pueden agregar un tanque que almacene grandes cantidades de agua en sus infraestructuras.

La solución de las cisternas también resulta inviable para otros, tanto por la ubicación del hotel o la posada, así como por sus costos. Dependiendo de la duración del viaje y de los litros de agua que transporte, un vehículo de este tipo puede cobrar entre 15 mil y 50 mil bolívares por el servicio.

“Hay hoteles grandes, de más de 200 habitaciones, que efectuaron gastos de cinco millones de bolívares en pago de cisternas para suministrar agua a sus huéspedes. Eso era de cuando tenían suministro de agua cada siete días”, precisó Yapur. Ahora, agregó, los hoteles aumentarán la cuenta cuando reciban agua un día sí y 21 días no.

Fuente: Efecto Cocuyo