“Viviendas fantasmas” proliferan en Maracaibo, un dolor de cabeza para vecinos

« Regresar

Publicado el día 22 de Marzo del 2017

“Esa casa tiene unos dos años y medio sola, enmontada. Hace un año le pusieron el ‘se vende’, y ahora la respetan más. Con esto quiero decir, que antes de que le colgaran el letrero se vivían metiendo huelepegas, delincuentes, fumadores de droga, y no quiere decir que ahora no lo hagan, solo que con menos frecuencia que antes”, contó Reinaldo Velásquez, residente de Santa María.

En este sector de Maracaibo, al igual que en urbanizaciones como Irama, Indio Mara, Sucre, Monte Bello, Las Lomas, San Rafael y San Miguel, están proliferando las llamadas “casas fantasmas”. La características de casi todas es la misma: viviendas amplias, con buen terreno y de múltiples habitaciones, cuyo dueños ya no viven allí.

“Hace unos meses se metieron a robar unas puertas y ventanas de la casa de la esquina, que tiene tres años sola. Y al día siguiente vino un familiar de los dueños y le puso un candado más grande, pero es un riesgo para los que quedamos viviendo cerca del inmueble, porque en las noches se convierten en guarida de choros”, relató Julia Ruiz, residente de Indio Mara.





Pero Zaida Prado, propietaria de una casa en la urbanización Sucre, narró la versión de los propietarios, pues desde que falleció su madre la casa familiar quedó sola, porque cada hermano tenía su vivienda. “La casa quedó amoblada y luego de un año sola, empezaron los vecinos a llamarme que se habían metido a robar. La primera vez se llevaron los electrodomésticos, y luego se volvieron a meter y siguieron llevándose las cosas, hasta los portones. La pusimos en venta, pero se ha sido cuesta arriba, por lo que la tuvimos que ofrecer a un precio muy por debajo de su valor real”, contó.

El problema es complejo pues se traduce en incomodidad para los vecinos y también para los propietarios. Además, para nadie es un secreto que el modelo de vivienda se adaptó al nuevo modelo de familia. Ya cada vez son menos quienes necesitan cinco o seis cuartos, y la mayoría de quienes tiene el poder adquisitivo para comprar una propiedad buscan una que se asemeje a sus necesidad: dos o tres habitaciones y, especialmente, seguridad.

Según las estimaciones que maneja la Cámara Inmobiliaria del estado Zulia, hay casas de este tipo que pueden durar hasta dos años para venderse, y cuando se concreta la venta, es porque el precio se baja.





El fenómeno que se está presentando en estos sectores de la capital zuliana fue explicado por el presidente de la Cámara Inmobiliaria, Nelson Quintero: “Los propietarios de estas casas, construidas en la década de los 70 y 80, han intentado venderlas para irse del país, pero la distorsión del dólar contrasta con la concepción mental del valor que ellos tenían del inmueble, porque hoy no llegan a la mitad de ese precio”.

Quintero señaló que tras la inquietud de no querer vender a “precio de gallina flaca” prefieren o alquilar, o cerrar la casa.

“La opción del alquiler para muchos es inviable (aunque el año pasado y este año hubo una proliferación de alquileres), porque la legislación es muy protectora con el inquilino. Frente a este escenario, muchos prefieren cerrar su casa e irse, otros permiten que un familiar vaya a verla de vez en cuando, tratando de que no sea tan evidente que la casa está sola”.





Los vecinos de la urbanización Maracaibo precisaron que a varios inmuebles han intentado invadirlos. “Hay casas que las han sellado con bloques, pero si hay monte eso sirve para cubrir todo lo que rompan. Es un peligro y riesgo”, precisó Luis Díaz, otro habitante de la zona.

El presidente de la Cámara Inmobiliaria precisó que aparte de la disponibilidad del dinero, la seguridad es otro de los factores decisivos para la venta de cualquier inmueble en Maracaibo. “Las personas prefieren comprar algo más pequeño en una villa cerrada porque se sienten más seguros, donde tengas un vigilante. Yo no dudo que si hubiese mayor seguridad en esas casas en urbanizaciones como Maracaibo, Santa María, Sucre, Monte Bello, El Prado, Las Lomas, costaran más dinero. Se han despreciado por la inseguridad”.

Fuente: Panorama