La trama de Misión Vivienda

« Regresar

Publicado el día 16 de Mayo del 2016

El 8 de mayo, el Ministro Manuel Quevedo, durante el programa José Vicente Hoy, informó al país que Gobierno ha invertido, hasta la fecha, $ 73.000.000.000 para construir 1.022.829 viviendas en todo el país. Con una simple división se revela que el Estado habría gastado, aproximadamente, $71.370 por vivienda.

La Cámara Inmobiliaria de Venezuela advirtió al país acerca de las irregularidades de las cifras de Misión Vivienda. Primero, la organización gremial detalló que Misión Vivienda habría construido, si se toman como válidas las cifras del Ministro Quevedo, solo 27.052 viviendas durante 2016, y hasta la fecha del 8 de mayo. Eso no llamaría la atención si no se conociese que, de acuerdo al Presidente Maduro, Misión Vivienda habría entregado aproximadamente 200.000 viviendas entre noviembre y diciembre de 2015. ¿Cómo podría el Estado entregar cerca de 100 mil viviendas en un mes y luego, en 2016, solo adjudicar 27 mil viviendas en 5 meses? ¿A qué se debe ese cambio drástico del ritmo de entregas? ¿Podrá el Gobierno, en esta crisis económica, cumplir su promesa de 500 mil viviendas para el año 2016?

Por otro lado, el 6 de mayo el Tribunal Supremo de Justicia declaró inconstitucional la Ley de Otorgamiento de Títulos de Propiedad a Beneficiarios de la Gran Misión Vivienda Venezuela y Otros Programas Habitacionales del Sector Público, sancionada por la Asamblea Nacional el 13 de abril del año en curso. La Sala Constitucional llegó a esa conclusión luego de argumentar que, si bien los derechos de propiedad y de la vivienda no son incompatibles, debe prevenirse que las familias resignen al derecho a la vivienda por motivos económicos y que eso afecte negativamente el derecho básico a un sitio digno donde vivir.

El presidente Maduro, durante una marcha hacia Miraflores a la que convocó a familias que viven en Misión Vivienda este miércoles 11 de mayo, dijo que esa decisión del Tribunal Supremo era un triunfo constitucional de la Misión Vivienda y que ese programa social se convertirá en el centro del desarrollo socialista de Venezuela. Anunció en cadena de radio y televisión la ocupación de 63 terrenos en varios estados del país para construir más viviendas (Amazonas, Apure, Lara, Mérida, Nueva Esparta, Portuguesa, Sucre, y Distrito Capital) y, además, la orden de simplificar trámites para entregar títulos de propiedad a los usuarios de Misión Vivienda. Se entiende que estos no son títulos de propiedad privada, porque el primer mandatario nacional rechazó, precisamente, la privatización de Misión Vivienda.

¿Por qué el Gobierno impulsaría la entrega de “títulos de propiedad” 5 años después de la creación de Misión Vivienda y justo luego de que la Asamblea Nacional aprobara una Ley en esa dirección? ¿Acaso la propuesta de la Asamblea Nacional fue bien recibida entre los habitantes de Misión Vivienda?

El diputado Julio Borges, uno de los principales promotores de la Ley de Otorgamiento de Títulos de Propiedad a Beneficiarios de la Gran Misión Vivienda Venezuela y Otros Programas Habitacionales del Sector Público calificó como “ridícula” la marcha del presidente Maduro para celebrar que no otorgarán títulos de propiedad privada de Misión Vivienda. Añadió que el Presidente de la República está desconectado de los deseos de la población.

#ElDato Este 12 de mayo El Nacional publicó que SIDOR lleva 116 días paralizada por problemas operativos. Por su parte, en este mismo día, la Agencia Venezolana de Noticias recordó que justamente hace 7 años la siderúrgica fue nacionalizada por el Gobierno. Desde entonces, año tras año, fuentes del estado Bolívar han informado que SIDOR ha ido disminuyendo su producción de acero y cabillas, materiales indispensables para la construcción de viviendas.

Prensa CIV
Redacción: Lic. Víctor Manuel Álvarez Riccio, 12 de mayo de 2016.